Cómo Congelar Alimentos Naturalmente Usando el Ritual del Congelado

Introducción

Un ritual para congelar es una práctica mágica o espiritual que se utiliza para detener un proceso o impedir que algo avance. Los rituales para congelar se han usado durante siglos en la magia, la espiritualidad y la religión para paralizar la energía de una situación y evitar que continúe.

Usos del ritual para congelar

El ritual para congelar se puede usar para detener la energía de una situación, detener el progreso de algo o prevenir que algo se lleve a cabo. Esta práctica se utiliza a menudo para protegerse de la energía negativa, frenar un maleficio o hechizo, o para protegerse de una amenaza o ataque.

Preparación del ritual para congelar

Para preparar un ritual para congelar, primero debe reunir los elementos necesarios. Estos pueden incluir velas, incienso, un cuenco con agua, sal, hierbas o cristales. Una vez que tenga los elementos, debe crear un círculo protector alrededor de sí mismo y luego encender las velas. Luego debe trazar un círculo en el suelo con el incienso y colocar el cuenco con agua en el centro del círculo.

Realización del ritual para congelar

Una vez que se hayan preparado los elementos, debe realizar el ritual para congelar. Primero debe visualizar una barrera de luz protectora alrededor de su cuerpo. Luego debe repetir una oración o hechizo para congelar, como por ejemplo:

«Yo congelo todo mal,
para que nada malo me alcance.
Que todo lo malo se quede quieto
y no pueda alcanzarme a mí.»

A continuación, debe colocar las hierbas o cristales en el cuenco con agua. Luego debe concentrarse en sus intenciones y visualizar el resultado deseado. Finalmente, debe romper el círculo con una vara de madera y dar las gracias a todas las energías presentes.

Quizás también te interese:  Cómo Realizar Amarres con Ropa Interior Usada de Forma Natural

Conclusiones

Un ritual para congelar es una práctica mágica o espiritual que se utiliza para detener un proceso o impedir que algo avance. Esta práctica se utiliza para protegerse de la energía negativa, frenar un maleficio o hechizo, o para protegerse de una amenaza o ataque. El ritual para congelar debe prepararse con los elementos adecuados, visualizar una barrera protectora alrededor de sí mismo, repetir una oración o hechizo y luego concentrarse en sus intenciones. Al finalizar el ritual, se debe romper el círculo con una vara de madera y dar las gracias a todas las energías presentes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad